etiqueta
Camilo Torres diciembre 17, 2016 No hay comentarios
  • Si bien hay personas que dicen que el protocolo y la etiqueta no son redituables para una compañía, la corrección y la cortesía, son absolutamente prioritarias.

Es una gran verdad que en la actualidad podemos acceder a la información de modo gratuito, pero también podemos hacerlo invirtiendo en capacitaciones y estudios que nos brinden nueva teoría para poner en práctica.

En este caso, aquí presento 5 sugerencias de etiqueta de diversos especialistas que ayudarán desde emprendedores a profesionistas de grandes corporativos y también de las pymes a destacar.

1. El ‘tono’ del e-mail es de vital importancia. En ocasiones no podemos concretar una cita fácilmente o hablar con la persona a la que deseamos llegar para comentarle nuestras intenciones.

Lo que queda claro, según la business coach Barbara Pachter, es que es indispensable la consideración. El saludar de modo correcto, llevar un tono adecuado en el correo electrónico (porque aunque no escuches a la otra persona se nota), el cuidar que la ortografía sea impecable y por supuesto, asegurarnos de la correcta escritura del nombre de la persona a quien nos dirigimos.

La amabilidad en tu forma de expresarte, te abrirá una puerta y la posibilidad para concretar un negocio. Despídete siempre con calidez.

2. Da apretón de manos (apropiado). Este gesto —tan sencillo—, es sumamente significativo. Según la psicóloga y experta en comunicación e imagen, Andrea Villalonga, hay que ser muy naturales y extender la palma de la mano con apertura al momento de saludar, sin ser muy rudos o muy delicados, con la fuerza adecuada para no demostrar autoritarismo o sumisión. También es importante conectar los ojos con el movimiento, es decir, mantener la mirada fija a la hora de hacerlo

3. El verdadero valor de conducirse y el saber estar en la mesa. “Cuando llegue el momento sabré hacerlo bien en el restaurante”, esto que comenta Joaquim Borrás experto en protocolo. Es muy cierto; en realidad eso es lo que piensa la mayoría de personas, quienes después se ven en aprietos cuando se encuentran en medio de una negociación en la mesa de un restaurante.

Habitualmente las personas en casa comen sin presión alguna, utilizan los cubiertos, la servilleta, pero no lo hacen de modo consciente, sino más bien instintivo porque no están siendo observados y si no lo hacen correctamente, esa es la información que queda guardada en su cerebro.

De tal modo que la presión puede llegar a la hora de los coctéles profesionales, comidas en la empresa o recepciones donde los nervios pueden jugar una mala pasada y si no se tiene el hábito de mantener la servilleta en las piernas para utilizarla, se correrá el riesgo de que al levantarse de la mesa, se olvidará y se dejará caer al piso sin siquiera recordarlo, yo en lo personal, lo he visto decenas de ocasiones.

4. Tú debes ser tu propia empresa. Así es, 87% entra por la vista, esto según Allan Pease, experto en lenguaje corporal. Debo comentar que en general la mayoría de los autores coinciden con lo mismo o sus cifras se acercan.

Es por esto que tu imagen profesional debe ir acorde al mundo empresarial no solamente en el que te desenvuelves, sino al mundo corporativo al que aspiras alcanzar; para esto, la calidad de las prendas es de vital importancia y también lo es el modo como en que portes los accesorios con que complementes la ropa que utilizas. Les recomiendo leer esto.

5. Lo que es bueno para la comunidad, es realmente bueno para el negocio. Esta frase de Michael Porter, autoridad reconocida mundialmente en temas de estrategias de empresas, asevera que para que una empresa sea sustentable, la comunidad también debe serlo.

La etiqueta empresarial se asegura de brindar a ambas partes un trato cordial y respetuoso donde se puedan llegar a arreglos para realizar negocios.

Si bien hay personas que podrían decir que no son redituables para una compañía, la etiqueta social, empresarial y el protocolo, son absolutamente prioritarias pues la corrección y la cortesía te hace quedar no solamente como buen anfitrión, sino como emprendedor exitoso.

FUENTE: https://www.entrepreneur.com/article/286634

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *